Foto de: Crónica Global

Se ha acordado de forma unánime en el pleno del Tribunal Constitucional denegar la suspensión de la detención e ingreso del que era el presidente de la Generalitat y del exconsejero, que se produjo por el instructor del la causa del Procés, Pablo Llarena, a unos días de que fueran elegidos eurodiputados.

La protesta del abogado de Puigdemont y Comín, Gonzalo Boye, calificaba la decisión del magistrado como “manifiestamente arbitraria” y se contrapuso a la decisión expresada por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, presidida por Manuel Marchena, que confirmó la propuesta de inicial del instructor. La Sala decidió que la inmunidad de la que gozan los europarlamentarios no sería de aplicación en este caso, ya que el delito fue cometido antes de adquirir tal condición.

Los recurrentes solicitaron el planteamiento de una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea al no haberse suspendido el procedimiento penal al ser elegidos parlamentarios europeos. Sin embargo el TC, ha rechazado la petición ya que “equivaldría a una resolución anticipada del fondo del recurso de amparo”. El razonamiento del Constitucional dicta que la solicitud de los recurrentes se opone a la jurisprudencia formada por el Tribunal de Luxemburgo. Y recuerdan que las resoluciones judiciales impugnadas en amparo fueron adoptadas tras ser procesados por delitos graves de los acusados rebeldes, dotados de tal condición por no haber concurrido a ninguno de los llamamientos judiciales que les han propuesto.

Para Boyes, sin embargo, la postura adoptada por el Supremo y tras su confirmación por el Tribunal Constitucional es contraria a la sentencia del Tribunal de justicia Europea, que reconoce su inmunidad a Oriol Junqueras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

 Estoy de acuerdo con la política de privacidad adaptada al RGPD *